1905, Diario "El Mercurio"
de Santiago
   

Testimonios
Nacidos y Criados en Sewell

A comienzos de siglo, en 1905, se dio inicio a la explotación industrial de la mina de cobre subterránea más grande del mundo. Para ello, se debió contratar en forma masiva individuos de origen campesino casi sin oficio y de gran resistencia física, ofreciéndoles a cambio un atractivo salario que los animara a subir a la montaña.

Ellos dieron forma más tarde a un grupo humano relativamente pequeño y aislado, cuya población aumentó lentamente hasta convertirse en un pueblo entre los cerros con cientos de habitantes.

Para aquel hombre rudimentario, la mina donde trabajó y el lugar que habitó, fueron su sociedad de adopción.

A metros de altura, el establecimiento de hombres, mujeres y jóvenes de noble tarea durante décadas en función de la extracción minera, echó profunda raíces que aún se mantienen.